sábado, 29 de abril de 2017

LOS PERROS SOLDADOS DE MALVINAS

Si bien ya hemos publicado este articulo con anterioridad, consideramos que muchos nuevos visitantes no lo conocen, es por esto que decidimos republicarlo conmemorando el día del animal. Esperamos que los que lo leen por primera vez se emocionen tanto como aquellos que ya lo han leído en otras oportunidades.

E.N.


VOGEL
La Infantería de Marina de la Armada Argentina cuenta con el honor de haber destacado perros de guerra en la Gesta de Malvinas de 1982, contándose con numerosas actuaciones heroicas por parte de estos "soldados". De la dotación de perros de guerra de la ARA Veteranos de Malvinas, el que superó a todos en longevidad, fue Vogel, un ovejero alemán nacido en la Base Naval de Puerto Belgrano e hijo de Tell y Nixie, también nacidos en la BNPB. Luego de la Gesta de Malvinas presidió todas las ceremonias de la Unidad luciendo en su capa la condecoración de Veterano de Guerra de Malvinas, y al fallecer el 1 de diciembre de 1991, fue enterrado en la BNPB mirando hacia las Islas Malvinas y con un monumento en honor a los perros Veteranos de Guerra.

XUAVIA
La perra Xuavia estaba preñada cuando partió a la Gesta de Malvinas, siendo su Guía el Soldado C/62 Carlos Silva del Batallón Seguridad ARA Agrupación Perros de Guerra. En la noche del 13 al 14 de junio, luego de soportar un intenso bombardeo británico sobre las posiciones argentinas, Xuavia regresaba junto a las tropas patriotas a Puerto Argentino pero repentinamente se separó y corrió hacia la negrura de la noche. Varias horas después fue encontrada dándole calor con su cuerpo a un soldado argentino herido, el cual fue llevado prontamente hacia el hospital por los camilleros y enfermeros del Ejército. De no haber sido por Xuavia ese soldado habría muerto congelado y desangrado. Luego del conflicto Xuavia regresó a su base naval y dio a luz a nueve cachorros con parto normal. El padre fue Duque.

TOM
El camión me esperaba afuera, junto a mis soldados y los equipos. Tomé un gran manojo de camperas y me dirigí a la carrera, pero se me cruzó un perro de la base que habíamos criado desde cachorro y me hizo caer. Me levanté maldiciendo, tomé otra vez las camperas y retomé mi camino, pero a los pocos metros otra vez el perro me hizo caer. De la bronca, lo tomé y le dije "Estás jodiendo, entonces venís con nosotros a Malvinas" y lo subí al camión. Al ver el perro, el soldado Cepeda me preguntó asombrado "¿Y eso mi Cabo Primero? ¿Como se llama el perro?" Entre risas le contesté "Desde hoy se llama Tom, porque vamos al Teatro de Operaciones Malvinas". Al poco tiempo se transformó en el ser más mimado y querido entre todos, pero debíamos ocultarlo de los superiores, por eso en las inspecciones siempre estaba dentro de algún bolso, campera o saco de dónde solo salía su hocico para respirar. Luego de unos días de espera en Santa Cruz partimos en un Hércules hacia las Islas Malvinas transportando a nuestro personal, dos cañones Sofma, un Unimog y desde luego a Tom, que para esa altura ya era otro soldado movilizado del Grupo de Artillería 101. En Malvinas Tom se comportó como un bravo artillero. Cuando tirábamos con la máxima cadencia de fuego hacia los británicos, él se paraba delante del cañón como el mejor de los combatientes; siempre ladraba y jugaba con aquél que estaba bajoneado en los momentos de calma para darle ánimo; cuando había "alerta roja de bombardeo naval" era el primero en salir del refugio para buscar a los más alejados y el último en entrar a cubrirse; y muchas veces su instinto canino presintió los bombardeos aéreos antes que se gritara la alarma, lo cual manifestaba con ladridos que ya conocíamos. Compartía con nosotros la comida y los soldados le fabricaron un abrigo con los gorros de lana y bufandas. El 11 de junio, a las 11:15 hrs., un avión pirata se lanzó frenéticamente sobre nuestra posición bombardeando nuestro cañón y haciéndolo estallar, nosotros corrimos a cubrirnos y Tom, como siempre, parado sobre una roca ladraba dando la señal de alerta. El avión efectuó otra pasada, esta vez ametrallando con furia nuestra tropa que repelía el ataque con fusiles, en ésta oportunidad varios fueron heridos (yo entre ellos), y Tom, que corría avisándoles a los más distantes fue alcanzado por las esquirlas. El humo y el olor a pólvora cubrieron el lugar. Como pudimos, heridos, buscamos a Tom y lo encontramos tendido sobre una piedra inmóvil, con sus grandes ojos negros mirándonos y despidiéndose lentamente de sus camaradas. Allí quedó para siempre nuestro cañón y el mejor testigo de esta Gesta, nuestro querido Tom. Allá en la fría turba malvinera él es otro bastión argentino, que junto a los héroes que dieron su vida por la Patria, significan soberanía y un especial estilo de vida. Cuando volví al continente, en honor a él, todos los perros que tuve se llamaron Tom y mientras yo viva así lo haré. Tom en Malvinas fue mi mejor amigo. ¡Y yo... jamás olvido a mis amigos!
Fuentes: Oscar J. Planell Zanone / Oscar A. Turone – Patricios de Vuelta de Obligado. Relato del Cbo 1º VGM Omar Liborio del GA 101, Ejército Argentino.

http://www.fotolog.com/ejercitonacional

viernes, 28 de abril de 2017

CÓMO FUE EL 2 DE ABRIL, CONTADO POR EL HOMBRE QUE HIZO RENDIR A LOS INGLESES

Jacinto Batista es el símbolo de la toma de las islas, en 1982. A semanas de su retiro, recordó ese día en un diálogo con Clarín, en la base de la Armada de Puerto Belgrano. "Teníamos orden de no matar", dijo.
Lleva un gorro de lana, el rostro ennegrecido con pintura de combate y la actitud resuelta. El fusil le cuelga del hombro, asido con la mano derecha, mientras con el otro brazo ordena la fila de tres fornidos prisioneros ingleses, manos alzadas, rendidos. Jacinto Eliseo Batista es el protagonista de esa foto que dio la vuelta al mundo, transformándose en un símbolo de la toma de Puerto Argentino, aquel 2 de abril de 1982. Veinte años después, a punto de cumplir 52 y a menos de dos meses de pasar a retiro luego de 35 años en la Armada, el suboficial mayor Batista enciende su cuarto cigarrillo en la temprana y húmeda mañana de Punta Alta y asegura: "No tengo nostalgias de Malvinas. Fue una etapa en mi vida y en mi carrera. Hubo una orden y se cumplió. Para eso nos paga el Estado".
No todos los integrantes de la Agrupación de Comandos Anfibios que rindieron a los británicos sienten probablemente del mismo modo que este entrerriano de Colón, que asegura que no tendría interés en regresar a Malvinas como invitado o como turista. Aunque cabe creerle cuando afirma que "si el Estado me manda recuperarlas otra vez, allí estaría". Es que, como todo soldado de elite, Batista está hecho de una madera especial. Los comandos anfibios son al mismo tiempo buzos, paracaidistas, comandos y expertos en reconocimiento en agua y tierra. Aprenden a caminar dormidos, a exigirse, a soportarlo todo. Soldados formados para la guerra, son el reverso de tantos chicos que no eligieron Malvinas como destino, ni vivir una guerra ni morir en ella.
Quizá por eso Batista nunca tuvo miedo. Ni en el arranque, cuando embarcaron en Puerto Belgrano en la fragata "Santísima Trinidad", con rumbo desconocido, aunque ya todos sospechaban que iban a Malvinas a ejecutar una operación real.
“Recién en alta mar, para evitar filtraciones de información, nos dieron las directivas. Desembarcamos el 1ø de abril, poco después de las 21. Yo era el bote-guía, y de la línea de playa en adelante el explorador. Sólo teníamos un visor nocturno y lo llevaba yo, que iba 200 metros adelante.
"Estábamos convencidos de que los ingleses nos estaban esperando. Caminamos toda la noche. Los objetivos eran el cuartel de los Royal Marines y la casa del gobernador. Teníamos orden de no matar, porque probablemente el plan era tomar las islas y negociar la retirada.
"Nos separamos en dos grupos. Yo fui al cuartel, pero no había nadie porque los marines estaban afuera cubriendo objetivos. Allí izamos la Bandera argentina por primera vez. El grupo que fue a la casa del gobernador, en cambio, encontró una resistencia importante, se oían disparos en forma permanente.
"Ya había casi aclarado, y la resistencia seguía. El primer inglés que encontré era un francotirador con un fusil Mauser. Lo desarmé. Cuando nos reunimos en la casa la situación estaba casi dominada.
El único muerto en esa acción —el primero de la guerra— fue el capitán Pedro Giachino. "Cuando llegué ya estaba herido. Había entrado a la casa y al salir, le dio un soldado que disparaba desde una línea de árboles cercana. Le pregunté, ''qué te pasó, Pedrito'', y le toqué la cabeza. Estaba consciente, pero muy pálido; había perdido mucha sangre y se estaba muriendo."
Batista no recuerda en qué momento, en ese día frenético, el fotógrafo Rafael Wollman lo captó junto a sus prisioneros. Sabe, sí, que esa imagen es un retrato implacable del orgullo herido del viejo león imperial. "El 14 de junio andarían buscándome con la foto en la mano para sacarme con los brazos arriba", supone, sonriente.
Pero el cabo principal Batista ya no estaba en Puerto Argentino el día de la caída. Ese mismo 2 de abril los comandos volvieron al continente. Batista jamás regresó a las islas, aunque estuvo a punto de hacerlo, producido el desembarco británico, en una misión de infiltración que fue abortada con el Hércules carreteando en la pista.
“Los británicos no eran mejores que nosotros. Tuvieron, sí, más medios y apoyos. De los norteamericanos y los chilenos. Pero si la Argentina hubiese tenido la firme convicción de pelear...", dice Batista, y deja la frase por la mitad, como interrogante.
Y vuelve a que Malvinas fue una etapa, "obligación y premio" en su carrera, en la que alcanzó la máxima jerarquía y el mayor cargo al que podía aspirar, encargado de componente de la Infantería de Marina. A días del retiro, no oculta una decepción: para la ley dejará de ser veterano y de cobrar el suplemento de 350 pesos.
Para Batista empieza la "etapa personal" junto a su familia, que hace seis años, después de acompañarlo siempre en distintos destinos, echó anclas en Colón, ciudad natal de él y de su esposa, Elsa Marina Matei. También lo esperan allí sus tres hijas, Andrea (21), Nadia (17) y Bárbara (13).
De la vida militar va a extrañar dos silencios únicos. El que sigue a lanzarse en paracaídas, idéntico, asegura, al del "escape" del submarino, porque las máquinas se alejan tan rápido que sólo queda el hombre, la inmensidad, y ese silencio. De Malvinas, tendrá por siempre una convicción, que expresa, de verdad, sin nostalgias: "Son argentinas y alguna vez volverán a nuestro dominio". 
Fuente: Guido Braslavsky, Clarín, 1º de abril de 2002, Buenos Aires, Argentina / www. malvinasonline.com.ar.

http://www.fotolog.com/ejercitonacional

https://www.facebook.com/EJERCITO.NACIONAL.ARG

jueves, 27 de abril de 2017

ANIVERSARIO DE LA RECONQUISTA DE LAS ISLAS GEORGIAS Y ARRIBO DE UNIDADES

Luego de breves pero aguerridos combates en Grytviken y Puerto Leith, Gran Bretaña recupera las islas Georgias. Las fuerzas de infantería de marina argentinas deben rendirse rápidamente ante la superioridad del enemigo oponiendo una estoica resistencia.

A 24 horas de haber desembarcado en el archipiélago, tras un agotador viaje desde su asiento de paz en Paso de los Libres, Corrientes, en esta jornada el Regimiento de Infantería 5 inició el desplazamiento hacia la isla Gran Malvina. A las 22.30 del 25 de abril, arribó a Puerto Argentino procedente de Córdoba el Grupo Artilleria Aerotransportada 4. La operación de traslado fue en extremo riesgosa dado que algunos aviones que transportaban la unidad no pudieron efectuar el aterrizaje debido al viento cruzado en la pista. El Grupo tuvo inicialmente como misión apoyar a los regimientos de infantería 5, 8 y 12 y también reforzar al Grupo de Artillería 3 que defendía las posiciones de Puerto Argentino, para lo cual debería desdoblar sus efectivos a fin de cubrir ambas islas. Esta misión finalmente fue rectificada y el Grupo 4 permaneció en la isla Soledad.

http://www.fotolog.com/ejercitonacional
http://www.facebook.com/EJERCITO.NACIONAL.ARG

miércoles, 26 de abril de 2017

ARRIBO DE EFECTIVOS A LAS ISLAS MALVINAS

El día 27 de abril arribó a Puerto Argentino la Compañía de Comando 601, quedando a partir de ese momento a órdenes del gobierno militar. Numerosas fueron las misiones que debieron cumplir, siendo su valor y profesionalismo reconocidos por el propio enemigo. Tres cruces al “Heroico valor en combate” y doce menciones personales por su desempeño durante la campaña hablan a las claras del brillante accionar de estas unidades especiales.
El mismo día, también arribó a Puerto Argentino el Regimiento de Infantería Nro. 4 procedente de la ciudad correntina de Monte Caseros. Tras una difícil y dura marcha a pie de 3 kilómetros, se trasladó hacia la zona del Monte Harriet y desde allí hacia monte Wall donde estableció una posición defensiva transitoria con frente al oeste, en previsión de su futuro traslado a Puerto Howard. A partir del 2 de mayo, el comandante conjunto descartó el traslado previsto y confirmó la misión de seguridad en monte Wall. En esa posición y en cumplimiento de la misión impuesta, soportó los ataques finales que los ingleses lanzaron sobre la zona de los cerros Dos Hermanas y Harriet.
Asimismo y ante la inminencia del ataque inglés, se ordenó suspender los vuelos y ocupar la posición de defensa a partir del día 28, debiendo quedar siempre 1/3 del personal en condiciones de combate inmediato.
Fuente: Ejercito.
En la imagen: Compañía de Comandos 601 en las Islas.

http://www.fotolog.com/ejercitonacional
http://www.facebook.com/EJERCITO.NACIONAL.ARG

martes, 25 de abril de 2017

DÍA DEL SERVICIO DE OFICINISTAS, DIBUJANTES Y TRADUCTORES DEL EJÉRCITO

Día del Servicio de Oficinistas, Dibujantes y Traductores del Ejército "San Marcos Evangelista"
Nuestro saludo para el personal del servicio y nuestro agradecimiento por la importante contribución que prestan al Ejército con su tarea cotidiana.
Que San Marcos los proteja y los anime en el cumplimiento de su labor.
El Servicio está integrado por suboficiales del Ejército Argentino de las especialidades de Oficinistas, Dibujantes y Traductores, los que se desempeñan en las áreas administrativas de los Comandos, Direcciones, Organismos, Institutos, Juzgados de Instrucción Militar y Unidades, elaborando la documentación mediante las herramientas que brinda la informática y tramitando la correspondencia de la fuerza.
En la imagen: Oficinistas del Ejercito Argentino hacia el año 1916. Cuerpo de Archivistas Ciclistas.

Fuente: www.ejercito.mil.ar

https://www.facebook.com/EJERCITO.NACIONAL.ARG

lunes, 24 de abril de 2017

ANIVERSARIO DE LA JURA DE LA BANDERA EN LAS ISLAS Y ARRIBO DE EFECTIVOS

EL 23 de abril, en una emotiva ceremonia rodeada de la mayor sencillez y solemnidad, se realizó la primera jura a la Bandera de tropas argentinas en combate. Este acto tuvo lugar en proximidades del aeropuerto por parte de los soldados de la clase 1963 del Regimiento de Infantería 25, que cubrían la posición de defensa del sector este de las Islas. Una ceremonia similar tuvo lugar en la zona de Darwin, con efectivos de este mismo Regimiento.
El día 24, Tras una agotadora marcha a través del TOAS, arribó a las Islas Malvinas el Regimiento de Infantería 12 procedente de la ciudad de Mercedes, Corrientes. A su arribo y por falta de medios debió marchar más de 25 kilómetros con armamento y bolsones de equipo al hombro. Le cupo la misión de ocupar la zona de Darwin y organizarla para la defensa. Los cruentos combates de Darwin y Goose Green dieron claras muestras del tesón y coraje de esta histórica unidad correntina, la que soportó durante 48 horas el ataque de un enemigo superior en medios de combate, de apoyo logístico, aéreo y naval. Ese mismo día arribó a Puerto Argentino el Regimiento de Infantería 5, unidad que desde Paso de los Libres, Corrientes debió realizar una penosa y complicada marcha para llegar a Malvinas en las últimas horas de la tarde del 24 de abril. Su destino final fue Puerto Howard, teniendo como misión la de ocupar la Isla Gran Malvina y organizarla para su defensa. Esta misión la cumplió hasta el final de la campaña con gran espíritu de sacrificio y pese a las vicisitudes logísticas que le impuso su aislamiento. Fue esta unidad un ejemplo claro del temple y coraje del soldado correntino demostrado con creces a lo largo de la historia bélica del país, ratificado en esta nueva gesta argentina. Arribó también a Puerto Argentino el Comandante de Brigada I III con su Estado Mayor y efectivos de la Ca San 3 (-). El desplazamiento de este Comando comenzó en los primeros días de abril desde sus cuarteles de origen en Curuzú Cuatiá, Corrientes. Luego de cumplir numerosas misiones en el Atlántico Sur, cruzó en este día a las Islas Malvinas. Su arribo se produjo en las últimas horas de la tarde. El accidente del buque Córdoba y los movimientos realizados previamente afectaron seriamente la situación de esta GUC, lo que fue motivo de un informe especial.
Fuente: www. ejercito.mil.ar
 

domingo, 23 de abril de 2017

DÍA DEL ARMA DE CABALLERÍA

En el día en que se recuerda el martirio de su santo patrono, saludamos a todos los integrantes del arma y rogamos a San Jorge que les dé las fuerzas necesarias para emprender las empresas propias del ideal caballeresco.

EL ARMA.
El arma de Caballería es una armónica conjunción de hombres y medios fundamentada en valores morales y tradiciones; organizada, equipada e instruída para establecer contacto, entrar en combate y avanzar sobre el enemigo mediante el fuego, el movimiento y la acción de golpe. Se concreta a través de su contacto directo con el enemigo, constituyendo así uno de los elementos básicos de combate.Estas funciones del arma, históricamente, se han materializado constituyendo elementos de gran rapidez táctica a disposición del comandante, para adelantarse al conjunto de la fuerza, explorando el dispositivo enemigo y el terreno para la batalla con parte de sus medios, mientras que con otros, participa en el desarrollo de la misma, dando amplitud a la maniobra, otorgando profundidad al propio dispositivo y constituyendo una reserva apta para explotar con rapidez las situaciones favorables.

PROVERBIOS DE LA CABALLERIA
·Caballero es hombre que procura la paz por la fuerza.
·El caballero es hombre elegido antiguamente para ser mejor hombre que otro.
·El caballero tiene espada por justicia, y caballo por señorío.
·Como la humildad está elevada, el caballero debe ser humilde.
·El caballero va bien vestido porque es honrado.
·Las vestiduras de telas no son tan nobles como las de las virtudes.
·El caballero tiene divisa para ser conocido por todos.
·Un mal hombre no debe ascender a lo alto para que sea conocido.
·El orgullo rebaja al hombre.
·Quien sube es por virtud; quien baja es por vicio.
·Villano que se hace caballero, injuria al caballo.
·Caballero vil, solamente debe cabalgar en asno.
·Al caballero pertenecen bienes y honras.
·El mundo se hallaría en buen estamento si fuesen señores de él un buen clérigo y un buen caballero.
·Buena es la compañía de un buen clérigo y de un buen caballero.
·Nadie es más vil que un caballero cobarde.
·Nadie cae tan bajo como el que cae desde una gran virtud.
·Hayas temor del caballero humilde; pero no del orgulloso.
·Más fuerte es el caballero por sus virtudes que por su lanza y espada.
ARRIBA JINETES
(Marcha Militar Oficial del Arma de Caballería)


¡ARRIBA, JINETES, MARCHEMOS,
QUE EL CLARIN YA VIBRANTE SONO;
A CABALLO, A CABALLO, VOLEMOS,
A LA LUCHA NOS LLAMA EL CAÑON!

¡A LA CARGA!, FUE EL GRITO DE GUERRA
QUE EN LA PATRIA VIBRANTE SONO.
¡A LA CARGA!, QUE TIEMBLE LA TIERRA,
¡A VENCER O A MORIR, ESCUADRON!

¡ENRISTRA LANCERO TU LANZA,
QUE TU MOHARRA DE HONOR SE CUBRIO,
Y RECUERDA QUE ELLA NO ALCANZA
CUANDO FALTA UN AUDAZ CORAZON!